miércoles, 9 de marzo de 2011

VIOLENCIA SOCIAL Y DERECHOS HUMANOS Inés Izaguirre (compiladora)


Son varias y diversas las preguntas que teníamos para hacernos el primer día que nos encontramos. Pero todos los intentos de respuesta sobre los que trabajamos
se centraron alrededor de algunos ejes que vale la pena resumir aquí y que, si bien no estaban suficientemente claros para todos al comenzar la tarea, sí lo estuvieron al concluirla:
El primero tiene que ver con el concepto mismo de violencia y su traducción en observables. Como ocurre con todos los conceptos, aún con aquellos cuyo uso
cotidiano nos parece que sintetizan hechos "de evidencia directa", tuvimos que admitir a lo largo del encuentro que tampoco para la violencia existen observables directos, por elementales que nos parezcan. Uno de los descubrimientos de la epistemología genética que hace tan sólo veinte años era ignorado por la mayor parte de los científicos, consiste en señalar esta creencia como una de las formas en que se expresa el realismo en la historia de la ciencia. Como lo han mostrado Piaget y García
(1984, pág. 23 y ss) un simple registro perceptivo está siempre subordinado a un esquema de acción que supone un conjunto de relaciones. Un hecho "es siempre el producto de una composición de una parte provista por los objetos y otra construida por el sujeto" y la intervención de este último es tan importante que puede llegar hasta una deformación, represión o rechazo de los observables, "lo cual desnaturaliza el hecho en función de la interpretación".

No hay comentarios: